El hombre no debe ser extranjero en ninguna parte del mundo…

Esto se debe principalmente al hecho de que el espíritu es libre, en realidad la verdadera patria del espíritu es el universo entero y tiene la potestad de hacerlo suyo, sin embargo, las leyes de los hombres, de las sociedades, de los gobiernos, han impuesto fronteras, límites, condiciones generales, en las cuales, aún teniendo todos los seres humanos la misma esencia innata, nos hemos visto obligados a establecer diferencias entre nosotros mismos partiendo de las divisiones geográficas… siendo sencillamente un extranjero cuando estamos fuera de un territorio determinado.

extranjero

Sin embargo, más allá de las políticas y estas fronteras impuestas que dividen geográficamente, no se ha podido detener el hecho de que los hombres dejen de comunicarse, de relacionarse, de conocerse y expandirse a nivel mundial, los idiomas han rebasado las barreras y no han representado un límite, las culturas, las costumbres y las tradiciones, han sido sobrepasadas por el amor humano, amor que ha ido más allá de cada frontera, de cada país y de cada continente.

amor humano

La necesidad constante del hombre de viajar, de conocer otros espacios, no únicamente como medio de distracción, sino que para algunos viajeros se convierte en una necesidad innata del alma, que va más allá del deseo de distraerse y de vacacionar, es una necesidad de relación, de expansión, de convivencia con otros seres humanos que en muchos casos resultan ser grandes afines, y esto se debe principalmente a esa libertad propia del espíritu, de no pertenecer a ningún lado y a su vez pertenecer al mundo entero, a esa imperiosa necesidad de encontrarnos, de comprendernos y de fusionar nuestras almas.

fusión humana

Por esto y muchas otras razones, es prácticamente imposible que el hombre sea extranjero en ninguna parte, pues todos los seres humanos partimos de la misma esencia y a todos nos une el mismo sentimiento de amor que las fronteras irremediablemente separan, pero que indiscutiblemente el hombre ha demostrado poder traspasar a través de su capacidad y su disposición, de que estas fronteras sean ficticias y puedan ser trascendidas, porque incluso no únicamente en el sentido físico, sino a través de la tecnología, no hay frontera posible, que haga sentir al hombre extranjero en ningún país del mundo y eso en algún momento deberá ser entendido por los gobiernos, las sociedades y todos aquellos que infructuosamente pretenden imponer límites entre los seres humanos, límites además que solo retrasarán el encuentro de unos cuantos y reforzarán la voluntad de muchos otros de ir siempre más allá…