Los viajes también representan nostalgia…

Es prácticamente increíble encontrar tristeza en un viaje, más allá de alguna tragedia o alguna situación particular, que lastimosamente sea parte del recuerdo del viaje que realizamos, cuando hablamos de viaje siempre nos referimos a alegría y emoción, a nuevas sensaciones, sin embargo, la nostalgia también es parte del viaje especialmente cuando se deja una vida cómoda y feliz.

comodidad

Más allá de la situación que caracteriza de manera particular tu viaje, bien sea de trabajo, por largo tiempo, por corto tiempo, en compañía de tu pareja o sin tu familia, sea cual sea el escenario en el cual se desarrollará tu viaje, siempre la nostalgia tiene una pequeña entrada, abandonar la comodidad de nuestra vida, la tranquilidad de nuestra rutina conocida, nuestros amigos, nuestros seres queridos, nuestras mascotas y todo aquello a lo que estamos acostumbrados no es fácil, más aún si vas a realizar un viaje por largo tiempo, incluso en muchas ocasiones desconoces la fecha de retorno, porque iniciar un viaje puede hacerse tan extensivo que el mundo entero termina convirtiéndose en tu hogar.

Cuando tomas un viaje por vacaciones o sencillamente por algún motivo de negocio o una visita corta, por lo general lo avasallante de los preparativos del viaje y la emoción que acompaña la aventura, no nos da tiempo para detenernos a extrañar todo aquello que queremos, pero además muy en nuestro interior está la tranquilidad del pronto y seguro retorno, sin embargo, existen viajes largos, viajes duraderos en los cuales comenzamos a sentir nostalgia incluso mucho antes de haber partido, la tristeza de la separación, la necesidad de desapego y el obligado decir adiós, se convierte en muchas oportunidades en un trago amargo antes de realizar nuestro viaje, tener que partir a nuevos horizontes, a nuevas aventuras y a nuevos rumbos, se queda atascado en nuestra garganta como un nudo intenso y amargo.

tristeza

De seguro las nuevas expectativas y las maravillas del viaje que estamos por emprender, envolverá de alguna manera esa nostalgia, incluso nos distraerá de ella, sin embargo, la sensibilidad del adiós, de lo que dejamos para ir al encuentro de una historia nueva, no deja de generarnos nostalgia.

El viaje también representa nostalgia, es parte importante de esta aventura, poderla vivir y experimentar es vital para trascenderla, no te cierres a ella, aborda el proceso de tu despedida y del desprendimiento de todo aquello que una vez formó parte de tu vida, no como si fuera a dejar de estar en ella, sino que ahora sumarás a esas vivencias una nueva historia.