Principios para construir una relación de pareja

Sabemos perfectamente, que para formar una pareja solo se necesitan dos personas, pero para construir una relación de pareja, existen ciertos elementos que debemos considerar.

Mas que elementos, son una serie de principios por los cuales se explica cómo se forman las parejas y cuáles son los rasgos generales por los que una persona se siente atraída por otra:

reciprocidad

Cercanía natural…

Tiene que ver directamente con  el contacto mantenido entre dos personas de forma frecuente, solo la cercanía genera confianza, esta naturalidad produce comodidad para las partes cuando se encuentran juntos, pueden llegar a predecir el comportamiento del contrario, y de esta cercanía natural se va alimentando la atracción, lo que resulta indispensable para construir una relación de pareja.

Evidentemente, el sentimiento que se deriva del contacto, va cambiando, de lo contrario se puede sentir como una invasión al espacio privado y personal de cada quien, lo que puede resultar irritante y causar incomodidad.

Atracción física…

Resulta placentero observar lo que es bello y se tiende a pensar que cuando existe una envoltura bonita el interior también será igualmente bonito, no hay que ser una persona popular ni agraciada físicamente, especialmente cuando el ser agraciado para unos no es serlo para otros, basta con tener esa característica especial que atraiga al otro, lo que le guste y lo que le agrade ver en ti.

belleza

La belleza física es un concepto que lamentablemente ha sido etiquetado en ciertos patrones, pero para el amor esto no aplica, la atracción física entre dos perdonas puede obedecer a combinaciones, características y cualidades maravillosas e inimaginables para cada quien.

Las virtudes…

No tienen por qué ser las que realmente poseemos sino las que perciben los demás de nosotros, la generosidad, sentido del humor y el buen carácter son cualidades que procuran comodidad en las relaciones, por su parte, la competencia, siempre y cuando sea moderada, es otra cualidad que la gente admira, pero el perfeccionismo se percibe con rechazo, porque recuerda a los demás sus propios defectos.

Intereses comunes…

Aunque en tiempos pasados construir una pareja obedecía principalmente a características similares en cuanto a raza, cultura, edad, estatus, religión, educación, inteligencia, valores y actividades, hoy día las estadísticas en parejas pueden dejarte abrumado.

Solo basta amor y más amor, este interés común traspasa fronteras, nacionalidades, razas, credos e ideologías, hoy día no se necesita ninguna formalidad, salvo algunas culturas limitadas, para amar.

compañía

La reciprocidad…

Somos atraídos por las personas que atraemos, hasta nuestra energía cuenta en este punto, buscamos encontrar quien pueda amarnos como deseamos amar y este principio debe ser básico para la construcción de una pareja feliz.

Si la balanza no se mantiene en equilibrio, siempre habrá una parte llena de carencias y necesidades, que tarde o temprano consumirá la relación.